La trampa de las clínicas dentales

La Organización de Consumidores y Usuarios ha publicado una encuesta sobre preferencias de tratamiento dental, en la que se recoge que una aplastante mayoría de encuestados prefiere ir a una consulta independiente antes que entrar en una de las cadenas franquiciadas que vemos por la calle. Esencialmente, la gente no se fía de ellas.

Hace unos meses estuve buscando una clínica cerca de mi nuevo domicilio para hacerme la la limpieza dental periódica y me resultó casi imposible encontrar un sitio en el que sólo me hicieran eso. El caso más llamativo fue el de una de las clínicas VitalDent, donde me citaron para «una primera visita gratuita» en la que me dirían qué es lo que necesitaba. Ya le dije a la recepcionista que no necesitaba más que la limpieza, pero me insistieron y como quería ver hasta dónde llegaban, accedí.

Esta «primera visita» resultó ser una presentación comercial muy elaborada. Te meten en una consulta, se ponen a inspeccionarte toda la boca y, cuando te levantas, te encuentras con un presupuesto de varios miles de euros que «este trimestre puedes financiar sin intereses, porque tenemos una oferta». La dentista que me atendió no pudo ocultar su decepción porque tuviera la boca en buen estado, dejando escapar «pues no tienes ni caries ni nada» con cierto fastidio. Y no es que la tenga perfecta, pero me cuido con regularidad y sólo quería eso: una limpieza periódica.

El problema es que las limpiezas no deben dar mucho dinero y estas clínicas no las hacen «a secas», sino que te las meten en un «paquete de higiene bucodental preventiva» que cuesta 500 €. Más un molar que te proponemos sustituir ya porque con una corona vas mejor, más esto y lo otro… Total, que entré para gastarme 40 o 50 € en una limpieza, que te hacen gratis en cualquier aseguradora, y salí con una propuesta de financiación a dos años para gastarme miles de euros en una serie de intervenciones que no necesitaba.

Y esto es PRECISAMENTE lo que refleja el informe elaborado por la OCU, en el que más del 10% de encuestados indicaron que les habían prescrito un tratamiento innecesario y un 14% que habían sufrido complicaciones por negligencias. Tenemos que recordar que el negocio de estas cadenas no es la salud de los pacientes, sino vender esas operaciones de crédito de consumo no vinculadas, en las que la clínica cobra por adelantado la totalidad del presupuesto (gracias a la financiación), termines o no termines de hacerlo, te sirva para algo o para nada, salga bien o salga mal.

Un 11% de tratamientos innecesarios es casi cuatro veces más que en las aseguradoras y 11 veces más que en las clínicas independientes. Un 14% de complicaciones por negligencia es el triple que en las aseguradoras y siete veces el ratio de las clínicas independientes. Es decir, tienes casi una probabilidad entre 7 de que salgas con peor dentadura que cuando entraste.

A falta de una cobertura adecuada en la seguridad social, el dentista fijo para toda la vida es la mejor opción hoy en día, aunque sea un poco más cara que el resto de opciones. Las franquicias dentales han demostrado ser una trampa para los usuarios, diseñadas para vender grandes planes de intervención que tendrás que pagar durante meses o años con un índice de complicaciones muy elevado. No interesa.